AUSTRIA 2020 20 EUROS PLATA CONCORDE ALCANZANDO EL CIELO PROOF Expandir

AUSTRIA 2020 CONCORDE 20 EUROS PLATA PROOF

10007616

Nuevo

AUSTRIA 2020 20 EUROS PLATA CONCORDE ALCANZANDO EL CIELO - Metal: Plata 925 - Peso: 22.42 grs. - Ø 34 mm. - Acuñación 30000 - Calidad Proof - Con estuche y Certificado de garantía y autenticidad.

Más detalles

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

87,50 €

En Lamas Bolaño somos pioneros desde 1958. Mantenemos la web actualizada diariamente. Los gastos de envío son gratis

Más información

El reverso de la moneda muestra el Concorde en modo de despegue sobre París, con el río Sena y la Torre Eiffel debajo. El anverso de la moneda presenta el Bell X-1 propulsado por cohetes. Pilotado por Charles ‘Chuck’ Yeager, el 14 de octubre de 1947 ‘Glamorous Glennis’, como él lo apodó, se convirtió en el primer avión tripulado en romper la velocidad del sonido en vuelo nivelado.

El reverso de la moneda muestra el Concorde en modo de despegue sobre París, con el río Sena y la Torre Eiffel debajo. El anverso de la moneda presenta el Bell X-1 propulsado por cohetes. Pilotado por Charles ‘Chuck’ Yeager, el 14 de octubre de 1947 ‘Glamorous Glennis’, como él lo apodó, se convirtió en el primer avión tripulado en romper la velocidad del sonido en vuelo nivelado.

El avión de pasajeros más icónico y glamoroso que jamás haya adornado los cielos, Concorde no solo fue un triunfo de la ingeniería sino que, con sus alas delta y su nariz ligeramente doblada, también fue un clásico del diseño. En servicio desde 1976 hasta 2003, Concorde capturó la imaginación del público como ningún otro avión civil antes o después.

Con una velocidad máxima de más del doble de la velocidad del sonido (1354 mph o 2180 kph) y un tiempo de vuelo de París a Nueva York de tres horas y media, Concorde fue una colaboración entre las industrias aeronáutica británica y francesa. Aunque motivo de orgullo nacional para ambos países, con su elevado consumo de combustible y excesivos niveles de ruido, incluido el boom sónico al romper la barrera del sonido, el Concorde provocó polémica desde el principio. El costo excesivo de su programa de desarrollo y el costo prohibitivamente caro resultante de un asiento en el avión abarrotado, hasta 30 veces mayor que el de las opciones transatlánticas más baratas, significaron que Concorde estaba efectivamente reservado para los ricos, a quienes se les sirvió champán y caviar en -vuelo para pasar por alto la relativa incomodidad del avión.

Acepto

Este sitio usa cookies propias y de terceros para mejorar el uso por parte del usuario. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información.