ESPAÑA 2022 ISABEL ZENDAL - Sello Correo Expandir

ESPAÑA 2022 ISABEL ZENDAL - Sello Correo

100C1003417

Nuevo

SANIDAD - ISABEL ZENDAL 

Isabel Zendal se embarcó en la Real Expedición de la Vacuna impulsada por el médico Francisco Balmis junto a 22 niños para experimentar con la vacuna de la viruela. La expedición vacunó a unas 250.000 personas

Más detalles

1,70 €

En Lamas Bolaño somos pioneros desde 1958. Mantenemos la web actualizada diariamente. Los gastos de envío son gratis
Ceca: FNMT - Correos
País: España
Año de emisión: 2022
Fecha Emisión: 12 Mayo
Temática: Sanidad
Valor Facial: 1 Euro
Tirada: 135.000
Impresión: Offset
Papel: Engomado
Tamaño: 28.8 x 40.9 mm

Más información

Nació en una familia pobre en Órdenes, A Coruña, en 1773. Que su madre murió de viruela; no tenía ni trece años cuando comenzó a trabajar, y entró como ayudante en el Hospital de la Caridad de La Coruña, donde ascendió a rectora de Expósitos. Sabemos que con veinte años tuvo, de soltera, a su hijo Benito.

Quizás ese pasado la llevó a acompañar a los niños seleccionados para la Real Expedición de la Vacuna, impulsada por el médico Francisco Balmis con el apoyo de Carlos IV. La expedición duraría desde 1803 hasta 1806 y recorrería todo el Imperio Español. La misma viruela que había matado a la madre de Isabel causaba estragos en todo el mundo, y aunque existía ya la vacuna de Jenner, resultó imposible conservarla, salvo en el cuerpo humano. Para eso necesitaron a los expósitos, los más vulnerables entre los pobres, 22 niñitos de entre 3 y 9 años, Algunos no eran huérfanos, pero sus padres los habían entregado allí para que sobrevivieran a la miseria.

Isabel se embarcó con ellos y con su propio hijo el 30 de noviembre de 1803, en una corbeta; llevaban consigo un par de zapatos, una muda de ropa y el virus de la vacuna que se pasaban cuidadosamente de uno a otro cada diez días. De Canarias a Puerto Rico, y de allí a Acapulco, ya Manila, para regresar a Máxico, de donde Isabel ya no volvió. Ni ella, ni su hijo, ni ninguno de los niños, pese a que las normas indicaban claramente que deberían recibir educación y ser devueltos a sus pueblos. No sabemos cuándo murió, pero debió ser pronto, porque en 1806 Balmis indica que Isabel se desvivió por los niños como una madre, que los cuidó y mimó noche y día hasta que arruinó su propia salud. Dos docenas de criaturas que enfermaban por turnos, que no necesitaban solo atenciones sino un poco de cariño.

Acepto

Este sitio usa cookies propias y de terceros para mejorar el uso por parte del usuario. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más información.